"La normalidad sólo existe en las mentes poco imaginativas". - H. P. Lovecraft

martes, 30 de septiembre de 2014

Rechazan que Iparragirre salga de la cárcel porque su situación es «estable»


El juez de la Audiencia Nacional española José Luis Castro, encargado de las funciones de vigilancia penitenciaria, ha rechazado que el preso Ibon Iparragirre, gravemente enfermo, pueda abandonar la cárcel de Navalcarnero para recibir el tratamiento en su domicilio.

Castro considera que la cárcel es un lugar adecuado para que Iparragirre pueda ser tratado por el VIH que padece y destaca que la evolución de su dolencia es estable en la prisión.

De este modo, rechaza que Iparragirre pueda acceder al régimen abierto, como ya hizo antes de que el Tribunal Supremo confirmase en marzo su condena y le obligase a ingresar de nuevo en prisión. En abril fue trasladado de Basauri a Navalcarnero.

Hasta entonces, Iparragirre estaba cumpliendo, desde octubre de 2011, prisión atenuada en su domicilio con una serie de condiciones como la de acudir a firmar periódicamente a la prisión o comunicar inmediatamente cualquier incidencia.

La abogada de Iparragirre, Ane Ituiño, había pedido que se volviera a la situación anterior a marzo y que el vecino de Ondarroa pudiera volver a la prisión atenuada en su domicilio para recibir el tratamiento.

Castro desestima esta demanda señalando que «el servicio médico penitenciario pone a su disposición un tratamiento farmacológico que rechaza» y añadiendo que «en la actualidad, con el tratamiento de antirretrovirales el pronóstico de enfermedad mejoraría sensiblemente». Sin embargo, el juez deja abierta la posibilidad de reconsiderar su postura si el estado de Iparragirre empeorase. Dos informes médicos solicitados por el juez señalan que «permanece estable tanto desde el punto de vista clínico como inmuno-virológico».

El preso de Ondarroa ha decidido no admitir el tratamiento que le suministran en prisión porque ha optado por uno alternativo.

Iparragirre padece también lesiones neurológicas, como brotes convulsivos, alteraciones visuales, pérdida de memoria, pérdida de la noción espacio-temporal y disfasia, según recoge el informe de Etxerat sobre su situación.

El juez Castro va más allá de las consideraciones sobre la enfermedad que padece Iparragirre y en el auto en el que deniega su excarcelación introduce elementos como que Iparragirre «ha mostrado una adhesión plena a los postulados de ETA y no ha realizado autocrítica ni muestra arrepentimiento por los delitos cometidos». Añade, además, que no ha pagado las indemnizaciones a las que fue condenado. Castro añade que «el pronóstico de reincidencia es alto».

http://www.naiz.eus/es/hemeroteca/gara/editions/gara_2014-09-30-07-00/hemeroteca_articles/rechazan-que-iparragirre-salga-de-la-carcel-porque-su-situacion-es-estable

No hay comentarios:

Publicar un comentario