”No es sintoma de buena salud el estar perfectamente adaptado a una sociedad enferma”- J.Krishnamurti

viernes, 13 de enero de 2017

EXQUIRLA - Destruidnos Juntos (Lyric Video)

Boney M. - El Lute (Lyrics)

«Ésta es la historia de El Lute
/ Un hombre que nació para ser cazado como un animal salvaje / Porque
era pobre / Pero se negó a aceptar su destino / Y hoy su honor se ha
restituido / Él tenía sólo diecinueve años / Y fue sentenciado a morir /
Por algo que algún otro hizo / Y culparon a El Lute / Entonces le
cambiaron a la vida / Pero él pudo escapar / Desde aquel momento
salieron a cazarlo / Y lo buscaron día y noche / Por toda España / Pero
la búsqueda fue en vano para el El Lute / Había visto sólo el lado
oscuro de vida / Los hombres lo llamaban El Lute / Y él solo quería un
hogar, como tú o como yo / En un país donde todos fuesen libres / Pues
él aprendió por si solo a leer y a escribir / No obtuvo ayuda El Lute /
Era alguien que se atrevió a escapar en la noche / Ellos tenían que
encontrar a El Lute / Pronto la fama de su nombre / Se extendió como
fuego salvaje por la tierra / Pusieron precio a su cabeza / La gente
 todavía le daban pan / Y le ayudaban / Porque sabían que él tenía razón
/ Y que su lucha era la de todos / Nadie te daba una oportunidad / En
la España de aquellos días / En las paredes, en cada lugar habían
colocado un cartel con la cara de El Lute / Y él robó donde pudo, tal
como alguna vez hiciera Robin Hood / Finalmente lo atraparon y / Parecía
el fin / Pero lo atraparon en vano / Porque sucedió un cambio para
España / Y también para El Lute / Él había visto sólo el lado oscuro de
vida / Los hombres lo llamaban El Lute / Y él solo quería un hogar, como
tú o como yo / En un país donde todos fuésemos libres / Y luego la
libertad realmente vino a su tierra / Y también para El Lute / Ahora él
camina en la luz de un nuevo día soleado / Los hombres lo llamaban El
Lute»


http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/cuando-boney-m-le-canto-a-el-lute 

jueves, 12 de enero de 2017

Los curas, como todos, a los tribunales ordinarios

 

El Obispado de Donostia sorprendió el martes con un comunicado en el que
informaba del proceso al ex vicario general de Gipuzkoa, Juan Kruz
Mendizabal, por haber abusado sexualmente de dos menores en los años
2001 y 2005. Delito reconocido por el propio culpable, según la nota de
la institución encabezada por el obispo José Ignacio Munilla. No estaría
de más saber si la notificación pública, loable en sí misma, responde a
un inusual esfuerzo de transparencia o a que las dos víctimas emitieron
un comunicado el mismo día.

Sea como sea, y al margen del
enfermizo morbo que casos como este acostumbran a generar, respetando en
todo momento la intimidad reclamada por las víctimas, conviene situar
el debate en el terreno del interés público. En este sentido, es
inaceptable que el mediático cura haya sido juzgado y condenado en el
seno de la Iglesia, sin pisar un tribunal ordinario. Se trata de un «yo
me lo guiso, yo me lo como» jurídico que deja a Mendizabal, que confesó
su delito, con una pena irrisoria (cambio de domicilio y pérdida de
algunas potestades eclesiásticas), a años luz de los dos a seis años de
prisión que el código penal prevé en casos de abusos sexuales a menores.

Las
víctimas tienen todo el derecho a elegir por qué vía denuncian al
abusador, faltaría más, pero el Obispado debería haber puesto lo
ocurrido en conocimiento de la Fiscalía, que puede iniciar acciones
penales por su cuenta. Ayer anunció que lo hará, tal y como debe ser,
sobre todo teniendo en cuenta que, según el comunicado de los dos
jóvenes, se habla de otros casos que podrían implicar también a
Mendizabal. No se trata de reclamar su lapidación pública, ni de caer en
la peligrosa tentación del populismo punitivo, sino de exigir que el
código penal vigente para todos los ciudadanos se aplique por igual a
curas, monjas, frailes y obispos. Puede que el reino de Jesús no fuese
de este mundo, pero sus herederos son comunes mortales para los que debe
regir la misma justicia que para el resto.

http://www.naiz.eus/eu/iritzia/editorial/los-curas-como-todos-a-los-tribunales-ordinarios

miércoles, 11 de enero de 2017

Stuck In The Middle With You - Stealers Wheel

Las hermanas masturbadoras de la caridad en Málaga

sorethel

En diciembre de 1840, se autorizaba la creación (merced a una especialísima dispensa del Obispo de Andalucía) del Cuerpo de Pajilleras del Hospicio de San Juan de Dios, de Málaga.

Las pajilleras de caridad (como se las empezó a denominar en toda la península) eran mujeres que, sin importar su aspecto físico o edad, prestaban consuelo con maniobras de masturbación a los numerosos soldados heridos en las batallas de la reciente guerra carlista española.

La autora de tan peculiar idea, había sido la Hermana Sor Ethel Sifuentes, una religiosa de cuarenta y cinco años que cumplía funciones de enfermera en el ya mencionado Hospicio. Sor Ethel había notado el mal talante, la ansiedad y la atmósfera saturada de testosterona en el pabellón de heridos del hospital. Decidió entonces poner manos a la obra y comenzó junto a algunas hermanas a “pajillear” a los robustos y viriles soldados sin hacer distingos de grado. Desde entonces, tanto a soldados como a oficiales, les tocaba su “pajilla” diaria. Los resultados fueron inmediatos.

El clima emocional cambió radicalmente en el pabellón y los temperamentales hombres de armas volvieron a departir cortésmente entre sí, aún cuando en muchos casos, hubiesen militado en bandos opuestos..

Al núcleo fundacional de hermanitas pajilleras, se sumaron voluntarias seculares, atraídas por el deseo de prestar tan abnegado servicio. A estas voluntarias, se les impuso (a fin de resguardar el pudor y las buenas costumbres) el uso estricto de un uniforme: una holgada hopalanda que ocultaba las formas femeniles y un velo de lino que embozaba el rostro.

El éxito rotundo, se tradujo en la proliferación de diversos cuerpos de pajilleras por todo el territorio nacional, agrupadas bajo distintas asociaciones y modalidades. Surgieron de esta suerte, el Cuerpo de Palilleras de La Reina, Las Pajilleras del Socorro de Huelva, Las Esclavas de la Pajilla del Corazón de María y ya entrado el siglo XX, las Pajilleras de la Pasionaria que tanto auxilio habrían de brindarle a las tropas de la República.

Carrero espacial...

martes, 10 de enero de 2017

La Iglesia condena con "penas expiatorias" al exvicario general de Gipuzkoa por abusos sexuales a menores


 La Iglesia ha condenado este miércoles al exvicario general de Gipuzkoa, el sacerdote Juan Kruz Mendizabal por dos casos de abusos sexuales a menores sucedidos en 2001 y 2005, según ha informado el Obispado en un comunicado.


Las autoridades diocesanas tuvieron conocimiento de las acusaciones que pesaban contra Mendizábal, en concreto, "de los tocamientos deshonestos realizados a dos menores en el año 2001 y en el año 2005", en el mes de marzo de 2016. Ese mismo mes fue destituido de su cargo como vicario general.

La Diócesis ha indicado que, tras haber sido probada la veracidad de las acusaciones y "haber sido valoradas en justicia y equidad todas las circunstancias de la comisión de tales delitos", el proceso administrativo penal a cargo de Mendizabal concluyó con "la declaración de culpabilidad del reo y la imposición de diversas penas expiatorias y de otras medidas administrativas y disciplinares".

El Obispado ha decidido relatar los hechos tras conocer que los afectados por los abusos habían decidido hacer públicos los mismos. Según un comunicado, los sacerdotes explicaron a los denunciantes de que existía la posibilidad de seguir un procedimiento "en el marco eclesial". Los afectados aceptaron esta opción al pensar que se trataba de casos aislados, "por llevar las cosas con el mayor sigilo posible". Pese a esta decisión inicial, los afectados decidieron hacer público lo sucedido cuando fueron informados de otro posible caso relacionado con el mismo sacerdote.

Según se explica en el capítulo II del Código de Derecho Canónico, las diferentes penas expiatorias son "la prohibición o mandato de residir en un determinado lugar o territorio; la privación de la potestad, oficio, cargo, derecho, privilegio, facultad, gracia, título o distintivo, aun meramente honorífico; la prohibición de ejercer los actos que se enumeran en el n. 2, o la prohibición de ejercerlos en un determinado lugar o fuera de un lugar determinado; pero estas prohibiciones nunca son bajo pena de nulidad; el traslado penal a otro oficio o la expulsión del estado clerical". Su finalidad primordial es "la reparación del daño cometido a la comunidad eclesial, lo cual no quiere decir que en su aplicación no haya de tenerse en cuenta al delincuente, mediante la privación de algún bien espiritual o temporal".

"Desde el dolor y la vergüenza por unos hechos que han lesionado la santidad del sacerdocio y han herido profundamente la comunión", la diócesis de San Sebastián pide "a todos perdón" y ante todo, expresa su "solidaridad con todos aquellos que están sufriendo por los hechos que han motivado el mencionado proceso", explican en el comunicado.

Según El Diario Vasco, Mendizabal, "un sacerdoter popular y muy conocido por su labor pastoral con los jóvenes", fue relevado de su cargo como vicario en abril de 2016. El obispado dijo entonces que había alegado motivos personales para tomarse al menos un año sabático. "Después de haber manifestado su profundo arrepentimiento por los hechos cometidos y habiendo acogido con espíritu sacerdotal la mencionada decisión", el exvicario "sigue en estos momentos un proceso terapéutico psicológico y espiritual, colaborando en la reparación de lo ocurrido", señala la diócesis.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2017/01/10/la_iglesia_condena_exvicario_general_gipuzkoa_por_abusos_sexuales_menores_59613_1012.html