"El camino del exceso lleva al palacio de la sabiduria." - William Blake

jueves, 25 de mayo de 2017

En memoria de Ategorrieta 1931


Itsaso Etxegarai – Aullido Libertario

Tan sangriento como duro fue el verano del año 1931 para lxs trabajadorxs de Pasaia. Recordémoslo: el 14 de abril de 1931 se reivindica la Segunda República, desde Eibar a todo el Estado Español. Sin embargo, las condiciones laborales y la situación de explotación empeoraba, y a su vez, la clase obrera no dejó de lado sus reivindicaciones. En el caso de Pasaia, después de numerosas huelgas en la década anterior, lxs trabajadorxs locales y migrantes del mar continuaban en pie de guerra. Así, a finales de mayo, muchos puertos del Mar Cantábrico estaban en huelga por el derecho al descanso y sueldos más dignos.

De este modo, el 27 de mayo, después de varias intentonas frustradas por la fuerte presencia militar, alrededor de 2.000 personas salieron desde Pasaia en dirección Donostia para demostrar sus reivindicaciones. Con la intención de evitar ensuciar esa ciudad considerada la perla de los ricos, el Gobierno envió militares con el fin de paralizar la movilización con órdenes de disparar. Al parecer, el alcalde republicano donostiarra Fernando Sasiáin presionó al Gobernador también republicano Ramón María Aldasoro para llevar a cabo dichas órdenes. En el cordón militar que se estableció en el alto de Miracruz y en otro punto cercano, los jóvenes que realizaban el servicio militar se negaron a obedecer y asesinar a la gente. Las mujeres, hombres y menores contintuaron la manifestación, hasta que el cordón policial que había establecido la Guardia Civil frente al reloj de Ategorrieta atacó disparando. En esta masacre, las fuerzas de orden público republicanas asesinaron a 7 personas:Jose Carnes, Manuel Perez, Jose Novo Martinez, Antonio Barro, Julian Zurro Perez, Jesus Camprosola y Manuel Lopez Diaz. Todos menores de 34 años, pasaitarras nacidos en diferentes lugares de la península. Pasados unos días, las reivindicaciones de lxs huelguistas fueron aceptadas por el Gobierno, finalizando así aquella jornada de huelgas. En los siguientes años, la lucha obrera fue silenciada por el golpe fascista y la oscura transición pseudo-democrática, y éstos sucesos fueron condenados a un olvido que dura hasta hoy.

Han pasado muchos años desde entonces. Además de lxs trabajadorxs del mar, trabajadorxs de muchos sectores -así como lxs que rechazamos el trabajo asalariado- seguimos en pie. Siguiendo su camino, nosotrxs también luchamos de mil maneras, con movilizaciones, acciones directas o en la construcción de la vida en el día a día. En el mismo Ategorrieta, hace casi ya dos años, las fuerzas del régimen jeltzale se cebaron con los miembros de Kortxoenea.

De la misma manera que la lucha de lxs trabajadorxs del puerto, lxs gipuzkoarras defendemos la vida ante la Incineradora, y seguimos desobedeciendo, en la lucha contra las leyes, igual que nuestro compañero Martin en la lucha contra la Ley Mordaza (démosle un abrazo revolucionario).

https://borrokagaraia.wordpress.com/2017/05/25/ategorrieta-1931-gogoan-en-memoria-de-ategorrieta-1931/

sábado, 20 de mayo de 2017

Comunicado de Hala Bedi sobre lo ocurrido en Errekaleor (barrio liberado)

El 18 de mayo el Departamento de Industria del Gobierno vasco dio la orden de dejar sin suministro eléctrico al barrio liberado de Errekaleor.  Con el objetivo de ejecutar esa orden, algunos operarios de Iberdrola, acompañados de siete furgonetas de la Ertzaintza, se acercaron al barrio.

Las vecinas del barrio, conociendo de antemano qué intenciones tenían, estaban preparadas para resistir desde pronto a la mañana. Un par de miembros de Hala Bedi se encontraban allí para entonces, con el objetivo de informar de primera mano de lo que pasara.

Más tarde, se fueron acercando otros medios de comunicación. Para entonces, la Ertzaintza ya había desplegado el cordón policial impidiendo la entrada a cualquier persona, incluyendo a la prensa. Así pues, la mayoría de los medios tuvieron que contar lo que allí pasaba desde el otro lado del cordón policial.
Hala Bedi, fue por tanto, el único medio que pudo contar lo que ocurría en directo y desde dentro.

Mientras crecía la tensión entre las habitantes del barrio, que estaban defendiendo su proyecto, y la Ertzaintza, uno de los policías se acercó a nuestro compañero de Hala Bedi a golpes y empujones cuando estaba grabando con el móvil. Como consecuencia de este ataque, le rompió el móvil. Entonces, el periodista le enseñó su carnet de prensa y pidió al policía que se identificara. Éste, sin más explicación, le quitó la acreditación de prensa de las manos y le pidió el documento de identidad. Finalmente, después de mucho esfuerzo, al periodista le fue devuelto el carnet de prensa y el ertzaina le facilitó su número de placa, añadiendo en tono amenazante: “sabemos quiénes sois, sabemos que sois del entorno radical”.


Ante estos hechos Hala Bedi quiere manifestar:
  • Todas las personas tenemos derecho a recibir información de lo que sucede a nuestro alrededor, por eso no nos parece lícito que se les negara al resto de periodistas la entrada al barrio. Ya que en cuanto llegó la Ertzaintza colocó el cordón policial y no dejó entrar a nadie.
  • Hala Bedi pudo esquivar ese cordón policial (porque se encontraba en el lugar antes de la llegada de la Ertzaintza) y por tanto, fue el único medio de comunicación que pudo informar en directo e in situ de todo lo que pasó. Esto nos parece, claramente, un ataque a nuestro derecho a la información y a la expresión. Nos parece una medida que busca ocultar los excesos policiales que se pudieran dar en estas situaciones.
  • De la misma manera que ellos saben quiénes somos, nosotras también sabemos quién es el ertzaina que nos rompió el móvil, ya que, después de mucho esfuerzo, nuestro compañero consiguió  el número de identificación del policía.
Somos radicales, sí. Porque, por encima de versiones oficiales, contamos las cosas en primera persona. Porque preferimos ir a la raíz de la noticia, evitando filtros e intermediarios. Porque nacimos para ser las portavoces de los movimientos sociales y así seguimos siéndolo. Somos radicales, sí. Y así vamos a seguir, pese a quien le pese.

Yeah!!!!

video