"La normalidad sólo existe en las mentes poco imaginativas". - H. P. Lovecraft

jueves, 12 de enero de 2017

Los curas, como todos, a los tribunales ordinarios

 

El Obispado de Donostia sorprendió el martes con un comunicado en el que
informaba del proceso al ex vicario general de Gipuzkoa, Juan Kruz
Mendizabal, por haber abusado sexualmente de dos menores en los años
2001 y 2005. Delito reconocido por el propio culpable, según la nota de
la institución encabezada por el obispo José Ignacio Munilla. No estaría
de más saber si la notificación pública, loable en sí misma, responde a
un inusual esfuerzo de transparencia o a que las dos víctimas emitieron
un comunicado el mismo día.

Sea como sea, y al margen del
enfermizo morbo que casos como este acostumbran a generar, respetando en
todo momento la intimidad reclamada por las víctimas, conviene situar
el debate en el terreno del interés público. En este sentido, es
inaceptable que el mediático cura haya sido juzgado y condenado en el
seno de la Iglesia, sin pisar un tribunal ordinario. Se trata de un «yo
me lo guiso, yo me lo como» jurídico que deja a Mendizabal, que confesó
su delito, con una pena irrisoria (cambio de domicilio y pérdida de
algunas potestades eclesiásticas), a años luz de los dos a seis años de
prisión que el código penal prevé en casos de abusos sexuales a menores.

Las
víctimas tienen todo el derecho a elegir por qué vía denuncian al
abusador, faltaría más, pero el Obispado debería haber puesto lo
ocurrido en conocimiento de la Fiscalía, que puede iniciar acciones
penales por su cuenta. Ayer anunció que lo hará, tal y como debe ser,
sobre todo teniendo en cuenta que, según el comunicado de los dos
jóvenes, se habla de otros casos que podrían implicar también a
Mendizabal. No se trata de reclamar su lapidación pública, ni de caer en
la peligrosa tentación del populismo punitivo, sino de exigir que el
código penal vigente para todos los ciudadanos se aplique por igual a
curas, monjas, frailes y obispos. Puede que el reino de Jesús no fuese
de este mundo, pero sus herederos son comunes mortales para los que debe
regir la misma justicia que para el resto.

http://www.naiz.eus/eu/iritzia/editorial/los-curas-como-todos-a-los-tribunales-ordinarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario