"El camino del exceso lleva al palacio de la sabiduria." - William Blake

lunes, 4 de mayo de 2015

Un cura detenido por abusos a una niña fue condenado a seis años por un atentado ultraderechista


Estragos y atentado frustrado. Esos son los dos delitos por los que tuvo que cumplir condena a mediados de los años noventa Ignacio V. M., el sacerdote detenido ayer en Villanueva del Duque (Córdoba) acusado de abusar sexualmente de una menor de diez años. El cura, que está en libertad con cargos y sobre el que pesa una orden de alejamiento de la menor, perteneció a una organización terrorista de ultraderecha llamada Milicia Catalana, que fue desarticulada en 1991, según ha podido saber este periódico y ha avanzado ‘Andalucía Directo’.

La desarticulación de este grupo de ultraderecha llegó a ser portada del diario ABC en 1991. El grupo, compuesto por cinco personas (entre ellas el sacerdote arrestado por abusos sexuales en Córdoba), operaba en Cataluña desde 1985 al menos y entre sus acciones destacaba el envío de paquetes bomba (nunca llegaron a explotar) al delegado del Gobierno, al gobernador civil o de haber disparado al exterior de locales de ‘top less’ o de ambiente gay. También el envío de una olla bomba a una clínica catalana que practicaba abortos.

CONDENA A SEIS AÑOS

Ignacio V. M., que se ordenó sacerdote en el año 2012, fue condenado por la Audiencia Provincial de Barcelona a la pena de seis años de cárcel. El Tribunal Supremo le absolvió del delito de asociación ilícita, ya que en la sentencia consideran probado que el ahora sacerdote intentó desvincularse de Milicia Catalana. No obstante, se le condenó a seis años de cárcel por los delitos de estragos y atentado frustrado, al considerarlo autor del envío de un paquete bomba al delegado del Gobierno, de participar en el envío de ollas bomba a una clínica abortista y otras acciones más de Milicia Catalana. En 1991 se desvincularía de la organización y ya en ningún momento atendió a las indicaciones de su líder.

El sacerdote ha sido detenido ahora después de la denuncia de unos padres de una niña de diez años. Los abusos sexuales habrían sido leves, algo que no obstante se está investigando. La titular del Juzgado de Primera Instancia de Pozoblanco ha acordado ponerle en libertad con cargos y ha dado orden de alejamiento para el cura, informa el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. La juez que instruye la causa practicará ahora diversas diligencias sobre los hechos que se acusan.

Los agentes de la Guardia Civil, que siguen en marcha con el operativo policial, están tratando de determinar si la denuncia se trata de un caso aislado o habría más abusos sexuales en el municipio. El arrestado también es el sacerdote responsable de otras dos parroquias en la comarca de Los Pedroches: Santa Catalina en Fuente La Lancha y San Pedro Apóstol en Villaralto.

http://www.insurgente.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario